Archivo de la etiqueta: Force India

Gran Premio de Singapur 2014

Como el que no quiere la cosa, estamos ante el gran premio de Singapur.

GP Singapur

Ya saben el de, el gran premio de noche (por eso pongo una foto de día), el gran premio de Nelshiño y aquel “Píñate ahí que verás que risa”, también el de “Uy que se me quema” con Kovalainen y su acto de bomberismo torero o el nunca bien ponderado… “Me piro con la manguera suelta” y no era Nacho Vidal, era Felipe Massa.

Sigue leyendo

Gran premio de Gran Bretaña 2014

Y tras Austria, tacatá, Gran premio de Gran Bretaña.

Gran Premio 01

 

Uno de esos circuitos que a pesar de todas las cabronadas que he han hecho en su historia, guarda bajo la capa de asfalto más historia sobre el automovilismo deportivo de la que seriamos capaces de memorizar.

Sigue leyendo

Crónica desde el frenopático (GP de Austria 2014)

Erase una vez un pequeño país en el corazón de europa, les dieron por hacer carreritas de coches de colores, tras un huevo de años de sequía y la carrerita la ganó uno con fama de buen chico pero con un nivel de hijoputismo poco conocido.

Gran Premio Austria - Rosberg

Sí, pero la Pole queridos niños y niñas, la hizo el aguerrido Felipe Massa, para flipe de propios y extraños. En un acto que pilló bragas en mano a la mitad del paddock y que dejo a su compañero con una sonrisa extraña digna de un precioso “Vamos no me jodas Rafa”.

Sigue leyendo

Gran Premio de Baréin 2014

Una vez más “toca” el “excitante” Gran Premio de Baréin.

Gran Premio Barein 01

 

Carrerita conocida por dos cosas… (o algo)

Ewan: en cuanto “llegamos” a Baréin se habla de la situación política allí.

Sigue leyendo

Crónica desde el frenopático (GP de Australia 2014)

Sin luces de colores, ni juegos de humo, ni hostias en vinagre, GP de Australia y gana un alemanaco.

Si haces - clic - te la llevas en tamaño gordaco
Si haces – clic – te la llevas en tamaño gordaco

¡¡Britney Win!! enhorabuena a los fabricantes de laca. Menudo dominio el del alemanaco y el de los motores Merche. Menudo rabo les colocó a todos.

Sigue leyendo