Crónica desde el frenopático (GP de Japón 2011)

Victoria en Suzuka de Jenson Button eclipsada por el triunfo en la general de Sebastian Vettel.

A lo ciclismo que te leo macho.

Ahí estamos.

Cómo puedes, ya veo.

No me dirás que después de que Vettel levantara dos deditos el gran triunfo de Jenson no queda en un segundo plano.

Jenson se merece reconocimiento, sin duda, está haciendo un temporadón de cagalse y creo que en esta foto le está diciendo una cochiná a “nuestra” Michi.

Además que ayer supo medir los tiempos de la carrera y la ha gestionado como pocos tanto es así que cualquier día empezamos a decir que alguien se ha marcado un Button cuando haga lo mismo que él. La putada es que ha dado la coincidencia de que a Vettel le ha dado por ganar el mundial y claro, la copica se la lleva pero la “jloria” del día se va para Fingerman.

Creo que Jenson está teniendo una carrera como piloto de lo más curioso, entró en la F1 como la gran esperanza británica…

Joer como todos los británicos entran para ser el nuevo Clark.

Entre tonterías de novias díscolas, noches de fiesta y bobadas varias quedó, como piloto, en un segundo plano.

Sufriendo clarísimamente lo que viene a ser un efecto “dildo roto”

Yo hubiera dicho otra cosa.

Sí, porque tu eres un cagao.

En fin, después de un paso por el Renault Pre-Alonso, Briatore le manda a la porra y acaba el BAR y acaba teniendo como compañero a Sato.

“Sé” hombre bajito de grande risas carrerísticas

Luego cuando Honda se raja aquello se convierte en Brawn GP y gana un mundial.

Y en ese momento, empieza la curiosa historia del “eclipsamiento eclisiaptivo”, gana el mundial pero todos pensamos, ¡no te jode! Con ese coche hasta María de Villota.

Juer ¿ya empiezas a darle caña a María?

Es que dice ser digna para un volante en F1 (o al menos eso he leido en un comic) y mejor piloto que tu y que yo seguro, pero mejor que cualquiera de los punteros de la GP2 (por ejemplo) ni de coña.

Pues eso, que con ese coche el buen trabajo de Jenson queda entredicho y su imagen como persona humana pasa a un segundo plano por culpa de esta criatura:

Como diría el jran @Sanchezdecastro “¡Michibata de mi vida!”

La guapísima novia de Jenson le deja en la sombra cuando va por el paddock, dejémonos de hostias, ver fotos de Jenson sin ella carece de cualquier tipo de interés nérdico o cualquier otro tipo.

Además que justificadamente, pero “hoyga” campeón del mundo y todo.

En efecto, ficha por McLaren y todos pensamos “uy a este Hamilton se lo come con patatas”, así que se tira una temporada a la sombra de Lewis cuajando buenas actuaciones y peleando dignamente con su compañero más de una carrerita. Esta temporada estamos descubriendo a un Button que sin tener el mejor coche de la parrilla está cuajando excepcionales carreras dejando atrás a su compañero, aquí les vemos a ambos junto con Vettel tras la sesión de calificación del sábado.

Reto a cualquiera a encontrar una de estas con Lewis sonriendo.

En efecto, Lewis a poco que se descuide va a estar en el equipo de Button, aún siendo netamente superior, en cuanto a talento puro.

Jenson está demostrando aquello que nuestros mayores no dicen: “No siempre el talento es el que hace grande a un piloto.”

Menuda carta de amor al piloto britanico que nos está quedando.

Ya te digo.

En fin una carrera diferente la del gran premio de Japón. Diferente en cuanto a lo que estamos acostumbrados este año, fue una carrera de calculadoras echando humo, de gestiones imposibles de neumáticos y combustible.

Tanto es así que Button tuvo que abandonar su monoplaza a la salida del pit-lane y pedir un taxi.

Lo que pasa es que el taxista no estaba por la labor.

En la salida Vettel cerrando el hueco para no ser adelantado por Jenson le llevó a lo verde. Cosa que el novio de Michi le recordó en la sala previa al podium en un “epic ironic mode”

Es que el niño del dedo también sabe jugar duro y esa técnica la tiene muy bien aprendida ya que no es la primera vez que la pone en práctica.

Teníamos al jran señor Kobayashi en la séptima posición y las cosas como son, hizo un fistro de salida, cuando completó el primer giro marchaba doceavo.

La verdad es que salió como el puto culo, quizá influenciado por las gotitas de champagne, que sabemos que son como su kriptonita, el Jran Señor Kobayashi las pasó mas putas que Mosley leyendo el News of the Word, problemas extraños en su primera parada fue compensado por un momento de lucidez al arrearle un bonito adelantamiento a nuestro Jaikiki en la horquilla, que viene a ser su sitio favorito ya que el año pasado también repitió jugada ahí un par de veces.

Alonso que mantiene su abono de temporada en la quinta plaza de la parrilla, se deshizo de Felipe en el incio del sexto giro.

La verdad es que Felipe no opuso la más mínima resistencia, otra cosa fue con Hamilton. Allá por la vuelta veintinuna Hamilton y Massa vuelven a tocarse. El inglés ni mira por los retrovisores, la movida se estudió pero no paso de incidente de carrera. El coche de Felipe quedó tocado pero desde la radio le comunicaron que no pasaba nada.

Tanta aerodinámica y tanta hostia pierdes un cacho de coche ¿y lo máximo que pasa es que salga el Safety? ¿A ver si esto va a resultar ser Tunning Extremo?

Sabes que no, los F1 no tienen peceras con peces vivos dentro del coche.

Aún tengo pesadillas con esa visión.

Yo creo que naciste ese día.

¿En serio?

No, pero bueh.

Mamona.

Poco antes de la balada de amor entre Hamilton y Felipe. Buemi abandonó.

Aquí vemos lo bien que funciona el nuevo alerón delantero del Toro Rosso.

¡Es una pala magggnifica!

Sin duda, pues bien sale el safety para recoger el trozo de Ferrari que se había desprendido en el triangulo Casio así como los restos de una conversación entre amigos que tuvieron Webber y Schumacher en Dunlop.

Ya sabes entre que Michael es Michael y Webber es un jachondo, siempre puede haber risas en cualquier acción protagonizada por ellos.

Sí pero poca cosa, al reinicio de la carrera, Fernando, se pega a Button pero poco podía hacer ya que entra a cambiar gomas en seguida.

Provocando un coitus interruptus a miles de aficionados bragas en mano.

Hamilton vuelve a intentarlo con Massa pero no puede.

Ahí Felipe tuvo un momento clave, no recordaba donde había puesto su gusiluz.

La realización se da cuenta que por detrás de cabeza hay una bonita historia entre varios tipos, vemos a Sutil ¡atacando! A Petrov, Rosberg usando la técnica “a rio revuelto” se van metiendo el morro los unos a los otros, en la vuelta treinta y una. Sennita se sale, Sutil adelanta a Petrov y Rosberg  le mete un bonito hachazo al ruso y se queda con sus pegatinas.

Eh, en la horquilla también, un acto de “onvría” sin duda.

Tremendo hachazo en efecto. Poco después en la sexta se dan cuenta de que Ratoncito Pérez ¡va quinto! (al final acaba octavo)

Aquí le vemos haciendo patria.

Hay que decir que Sergio corrió con un gripazo del copón y con fiebre.

Juer pues vaya tela, menos mal que eso no le pasó a Lorenzo.

¿El qué? ¿tener gripe y fiebre?

Sí, porque si le pasa eso en Japón sale por piernas, cacareando y poniendo huevos.

Vettel se arrima con intenciones poco honestas al alerón trasero del F150º que pilota Il cejis di Modena.

Pero se come un torrao.

En efecto tras unas cuantas vueltas acosando al Asturiano, al alemanaco le dicen que buen rollo y paciencia.

Seguramente Vettel pone esta cara dentro del casco.

Volvemos a tener a Hamilton y Felipe en pantalla pero esta vez, Lewis le pega un pase de pecho, a Felipe, rememorando anteriores tardes de “jloria” y le lija por activa y por pasiva.

Y seguramente Felipe pone este careto dentro del casco.

Webber recorta tiempos con Vettel pero desde el muro le sueltan un precioso mensaje del rollo “Al Sebas le hemos dicho que no achuche al cejas tu no vengas a joder ahora con la tontería”

Básicamente, Fernando empieza a recortar tiempo a Button y en pantalla nos presentan a un bonito grupo de “omvretones” peleándose entre sí.

Pero a Lobato que entra en éxtasis místico le suda tres cojones y comienza hacer números en pantalla. A Button eso le suda tres cojones en cuanto Don Fernando le sopla de lejos el cogote se deja de hostias y vuelve a distanciarse. El universo sabe que Button está dosificando, Lobato no se entera.

Fin de carrera champagne para tres, Vettel champiñon y ronda de churris para ustedes.

Ahí, ahí cerrando a lo rápido

¿Rápido?, Rubens sin coche.

Sí porque lo que es con coche.. (niano niano)

En este gran premio hemos descubierto que parte de esos asturianos que siempre acompañan a Fernando por esos circuitos de d.o.s. no siempre son asturianos.

Prueba 1 de la fiscalía:

Prueba 2:

Así mismo también tenemos un crossover un tanto “peculiar”

¡Madre de d.o.s. con el sombrerito calao hasta las orejas!

Ale para que te calmes, Michi. (again)

¡Mucho mejor!

Y como acto de constricción y pago por la ausencia en el anterior GP una ronda de churris…

jijijijijiji

Recopón, cojonudamente hoyga.

Un comentario sobre “Crónica desde el frenopático (GP de Japón 2011)”

  1. 10 churris!!!
    ¿como se cuenta hasta diez en idioma Nerdico?

    Asias por la crionica, me he entrerado de casi tanto leyendola como viendo la carrera y me he reido infinitamente mas.
    O estaba soñando o diría que aparte de a Jaikiki el gran señor le hizo la mismita maniobra en la horquilla a otro piloto: ¿quien? ayudas porfa.

Deja un comentario